• Pregunta: Me gustáis todos, y me gustaría saber que es la cosa mas extraña que os habéis encontrado investigando?

    Preguntado por Andrea Bolufer a Elena, Marc, Oliver el 17 Nov 2016.
    • Foto: Oliver Diaz Montesdeoca

      Oliver Diaz Montesdeoca contestada el 17 Nov 2016:


      Hola de nuevo Andrea!

      Pues mira me acabo de acordar de una cosa extaña (y divertida) que me ocurrió.

      Era una tarde fria de inverno en Guildford (Inglaterra). Lo recuerdo perfectamente porque era oscuro y allí a las 3 de la tarde ya se hacia de noche!. Estaba yo trabajando en mi despacho, procesando imágenes, cuando de repente, al abrir una imágen de una mamografía, me encuentro la cara de un niño en una parte de la imagen! Durante unos segundos me quedé bloqueado. No esperaba que en una mamografía apareciece la cara de un chaval!! ¿El fantasma de un niño queria contactar conmigo? 😮

      Después de investigar un poco el suceso, descubrí que era el hijo de unos de los diseñadores del programa que utilizaba (raro, eh?). Se ve que si escribias un cierto comando en el programa, aparecia la imágen de su hijo. Si es que estos informáticos tienen cada cosa!! :-p

      Te dejo aqui la imágen del niño:

      https://www.google.es/search?q=boy++matlab+image&client=ubuntu&hs=fFi&channel=fs&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwj_p-OU3K_QAhWFchQKHZaxBwgQsAQIMA&biw=1615&bih=955#imgrc=3rz68rrwjkcR-M%3A

    • Foto: Marc González Cuxart

      Marc González Cuxart contestada el 17 Nov 2016:


      ¡Ei Andrea! Durante meses tuvimos un fantasma electromagnético en el laboratorio =S

      Utilizamos una máquina de difracción electrónica, en otras palabras, disparamos electrones contra cristales y después de que interactúen con él, los recogemos y evaluamos la calidad de los cristales que estudiamos. Ya desde el primer día, eramos incapaces de apuntar bien con el cañón de electrones, de vez en cuando se volvían locos y veíamos como se desviaban hacia todas partes sin ningún control. Esto significaba que había algún campo magnético en el laboratorio que los estaba desviando (debido a la fuerza de Lorentz).

      Nos pusimos como locos a medir la frecuencia y la intensidad de estos desvíos locos, desconectamos todas las demás máquinas del laboratorio que pudieran estar interfiriendo, estuvimos moviendo los móviles de un lado para otro como burros… Nada, y así durante meses. Mira que somos escépticos, pero tenía que tratarse de un fantasma electromagnético.

      Hasta que empezamos a conocer los hábitos de nuestro fantasma, le gustaba aparecer a la hora del desayuno, de la comida y del café, y nunca aparecía durante la noche ni durante los fines de semana. Y allí le pillamos, no había ningún fantasma, ¡era el ascensor! Tiene sentido, la gente lo utiliza sobretodo para ir y volver del comedor, y nadie lo coge en fines de semana y por la noche. Además, el ascensor está cerca de nuestro laboratorio, y está hecho de un hierro magnético. Es como si tuviéramos un imán gigante moviéndose para arriba y para abajo todo el día… un desastre. Solución: a le gente le toca ir andando a tomarse el café cuando tenemos que hacer medidas de difracción hehehehe

    • Foto: Elena Sánchez García

      Elena Sánchez García contestada el 17 Nov 2016:


      ¡Hola Andrea! Pues lo más raro que me he encontrado ha sido una malformación en el sacro. Es lo que se llama “espina bífida”, es un defecto en el cierre de las apófisis espinosas de las vértebras del sacro (por la parte de atrás) pero el escaso cierre que ocurrió fue suficiente para que fuera compatible con la superviviencia del individuo, ¡porque llegó a la edad adulta!

Comentarios